Científicos de la Universidad de Helsinki han asociado los problemas de carácter agresivo de una parte de los gatos domésticos con una separación traumática de sus madres poco después de nacer.

Los problemas de conducta son comunes en los gastos domésticos, y el comportamiento problemático puede ser un signo de estrés crónico. En animales de laboratorio, el destete temprano aumenta el riesgo de agresión, ansiedad y comportamiento estereotípico.

En un estudio sobre 5.726 gatos domésticos de 40 razas, se muestra que el destete antes de las 8 semanas de edad aumenta el riesgo de agresión, pero no el comportamiento temeroso. Estos hallazgos indican que el destete temprano tiene un efecto perjudicial sobre el comportamiento, y sugieren un destete retardado como un enfoque sencillo y barato para mejorar significativamente el bienestar de millones de gatos domésticos.

Redacción (Agencias)