Cuatro décadas sobre los escenarios no supone nada cuando quedan letras, historias, mensajes que lanzar y, en su caso, que cantar. Y, sobre todo, proyectos. porque Ana Torroja no para. El torbellino que se dio a conocer junto al grupo Mecano regresa a España con su tour “Conexión” con el que presenta su último trabajo en directo, bajo el mismo título.

Tras recorrer decenas de ciudades en Latinoamérica, Ana Torroja sorprenderá en sus citas en nuestro país. Estará el próximo 5 de agosto (sábado) en el Festival de Cambrils y el 9 de agosto (miércoles) en el Festival Starlite de MarbellaCompra tu entrada AQUÍ. 

 

KissFM.- Este disco se titula ‘Conexión’. ¿Con qué es una conexión?

Ana Torroja- Con el público. Realmente la música es el hilo conductor y esa conexión ocurre normalmente en el directo. Esa conexión que la gente tiene contigo a través de tu música se materializa en los conciertos. Además para mi es algo imprescindible en un concierto. A veces que es más fácil, más difícil, hay veces que la gente está más entregada… Te lo tienes que trabajar, pero yo hasta que no lo consigo (risas) no me bajo del escenario. Es realmente algo muy poderoso.

KissFM.- ¿Qué se van a encontrar las personas que se van a acercar en agosto a Marbella y a Cambrils?

Ana Torroja- Estuve a finales del año pasado en Madrid y Barcelona y mi hermano me dijo: “Nunca dejas de sorprenderme”. Eso es lo que se van a encontrar. Se van a sorprender, quizá porque yo también trato de sorprenderme siempre a mí misma, aunque estas canciones las he cantado ya un millón de veces, siempre trato de darles una vuelta, de hacerlas frescas. Van a volver a revivir la Banda Sonora de su vida con músicos buenísimos mexicanos, con una escenografía muy especial, con unos visuales muy bonitos, unas luces elegantes… Es un concierto para disfrutarlo en todos los sentidos, para llorar, reír, abrazarse, besarse, saltar, bailar… Hay momentos para todo.

KissFM.- Si tuvieras que quedarte con una mensaje de una de todas tus canciones, ¿cuál elegirías?

Ana Torroja- Nunca lo había pensado. Es una mezcla, hay mucha fuerza en muchas de las letras, hay muchas que son una enseñanza. Es ese aprender a través de los errores, también a través de los aciertos, lo que te hace más fuerte. También aprender a saber ver el peligro de las cosas y ser lo suficientemente valiente como para decir “hasta aquí, hoy ya no te quiero y no tiene más remedio”.