Enero es el mes de los propósitos, pero a decir verdad pocos son los que los cumplen.

Las personas toman sus propósitos de año nuevo inmersos en una burbuja de excesos. Así es como se crea una falsa sensación de motivación para llevar a cabo todos los cambios planeados. Una vez que la vida vuelve a su rutina habitual, todas esas decisiones se desvanecen y llevarlos a cabo se hacen cuesta arriba. Los expertos aseguran, que el mejor mes para comenzar con todos nuestros propósitos es el mes de Marzo. Es en este momento cuando nuestro cuerpo y sobre todo nuestra mente comienzan a coger el ritmo del año y pueden cumplir objetivos.

Redacción (Agencias)