Adele

Los británicos Adele y David Bowie se hicieron con todos los premios a los que aspiraban en la 59 edición de los Grammy, un total de cinco por cabeza, en una ceremonia emotiva y con veladas críticas a las políticas del presidente de EEUU, Donald Trump.

Adele triunfa como mejor álbum

16508977_10154422840025748_5530209559184254241_nLa de Tottenham, que se convierte a sus 28 años en la primera artista que logra hacerse con la victoria en las tres categorías principales del evento por segunda vez, se llevó los trofeos a mejor álbum del año y mejor álbum vocal pop tradicional, ambos por “25”, así como los de mejor grabación del año, mejor canción del año y mejor actuación pop en solitario, los tres por el célebre “Hello”.

A pesar de ello, quiso dedicar su triunfo a Beyoncé, que en su opinión debía haberse llevado el gran trofeo de la velada.

“No puedo aceptar este premio”, dijo la artista al recoger el gramófono al mejor álbum del año. “Estoy muy agradecida, pero mi vida es Beyoncé, y el mejor álbum para mí es el suyo, un trabajo monumental y bien pensado. Es un trabajo precioso donde desnuda su alma y podemos ver una parte de ella que no siempre enseña”, agregó.

David Bowie, sus primeros Grammy musicales

16602623_10154422406480748_553910547297631897_nPor su parte, Bowie, fallecido en enero del año pasado, se llevó los cinco premios póstumos a los que aspiraba: mejor canción rock (“Blackstar”), mejor actuación rock, mejor álbum de música alternativa, mejor diseño de empaque y mejor ingeniería musical en un álbum de música no clásica, todos ellos por su último disco de estudio, “Blackstar”, el número 25 de su carrera.

El de Brixton no se hacía con un Grammy desde que en 1984 lograra el premio al mejor vídeo en formato corto, por “Jazzin’ for Blue Jean”.

Así fue la gala

Para abrir boca, Adele puso la piel de gallina al respetable con su célebre tema “Hello”Sin duda, el momento más comentado de la velada fue la irrupción de Beyoncé como diosa dorada, emocionando al personal con los temas “Love Drought” y “Sandcastles”, para ceder el testigo poco después a una espectacular Katy Perry, que presentó su nuevo sencillo “Chained to the Rhythm”.

Y tras Maren Morris y Alicia Keys (“Once”), un torbellino irrumpió en la ceremonia de la mano de Metallica y Lady Gaga con “Moth into Flame”.

La emoción no se detuvo ahí y fue a más con el tributo de la Academia de la Grabación al fallecido George Michael, compuesto por una conmovedora actuación de Adele, que no dudó en detener su versión de “Fast Love” y comenzar de nuevo tras haberse equivocado.

Convenció también el homenaje de Demi Lovato a los Bee Gees por el 40 aniversario de “Saturday Night Fever”, así como el estilizado recuerdo al finado Prince firmado por The Time y un Bruno Mars que recordó con su carisma y sensualidad al ídolo de Minesota.

Redacción (EFE)