Aló” puede revolucionar el mercado. Es capaz de autorrepararse, con forma ovalada, sin teclado ni pantalla. Así ha sido presentado por sus diseñadores Philippe Starck y Jerome Olivet. Estará fabricado por Thompson y no tardará en salir a la venta.

El dispositivo irá recubierto de polímero flexible, unas moléculas que, dependiendo de la tipología, pueden comportarse como cadenas flexibles. De este modo, gracias a estas propiedades tendrá capacidad de autorrepararse.

El teléfono se controlará por voz y los mensajes se dictarán.  Además, la cámara se comportará como un ojo, según aseguran sus diseñadores. De momento, se trata solo de un concepto, pero sus desarrolladores quieren que el prototipo esté listo para finales de este año.

Redacción (Agencias)

Fotografía: Dezeen