Supersonic” comienza con imágenes caseras de Liam y Noel Gallagher en su pequeño local de ensayo en un sótano de Manchester. Ambos reflexionan y discuten sobre la historia de Caín y Abel, los hermanos bíblicos que no pudieron evitar su destino de confrontación.

Este es el motor del nuevo documental que narra la ascensión de la formación británica. Una escalada que se produjo en apenas tres años, desde su primer contrato en 1993 hasta sus dos conciertos en Knebworth ante 250.000 personas en 1996.

El cineasta Mat Whitecross ha contado con un acceso sin precedentes a material casero inédito que contribuye a la envergadura de la propia historia.

Redacción (Agencias)