La música lo puede todo, tanto, que puede convertir una pedida de mano en un momento inolvidable y visto por miles de personas.

Beyoncé fue la madrina de esta pedida de mano, con las primeras notas de ‘Single Ladies’ durante el concierto en St. Louis, un momento que llamó la atención porque no está dentro del repertorio de esta gira. Sin embargo, antes de que terminara la canción, Beyoncé dio a paso a su coreógrafo para que, en su ciudad natal, le pidiera matrimonio a su novia, una de las bailarinas que acompañaban en ese momento a la cantante. A pesar del título de la canción, la joven tuvo que terminar de bailar la canción, aunque esta vez con un anillo en su dedo.

Redacción (Agencias)