Con un estilo minimalista, el ‘Null Stern Hotel’ ofrece una habitación completamente al aire libre. Sin techo ni paredes. Sólo una cama, dos mesitas de noche y, por supuesto, unas vistas envidiables.

Pero eso no es lo más impresionante. El singular hotel está nada más y nada menos que a más de 1.900 metros de altura en medio de los Alpes Suizos.

A pesar de sus ‘carencias’ más evidentes, el ‘Null Stern Hotel’ sí tiene servicio de ‘habitación’. A su llegada, los huéspedes son recibidos por el mayordomo, que les da la bienvenida con una bebida y les sirve el desayuno. Todo por unos 250 euros.

Hay que destacar que el hotel solo abre en verano por cuestiones climatológicas y que los propietarios se reservan el derecho a cancelar cualquier reserva por mal tiempo.

Los creadores de la original iniciativa son dos hermanos helvéticos que no es la primera vez que hacen algo así. Han llegado a instalar un hotel dentro de un búnker y hasta en el interior de una roca artificial.

Redacción (Agencias)

Foto: Página web Null Stern Hotel