La última noticia la protagoniza Sophia Pedraza, una profesora de 26 años que ha dejado a un lado su trabajo para dedicarse a tiempo completo al famoso videojuego. La joven es capaz de jugar 18 horas diarias.

Según medios ingleses, Sophia ganaba alrededor de 2.300 € impartiendo clases y tomó la decisión cuando comprobó que en Internet se están vendiendo cuentas de usuario en nivel avanzado por cantidades similares a su salario.

Según The Sun, Sophia afirma que “ahora mismo se ha desatado la locura con Pokémon Go, pero si la cosa va a menos siempre podrá volver a dar clases”.

Redacción (Agencias)