Vivir en pareja tiene efectos positivos sobre la salud que son especialmente visibles a partir de los 40 años, según un estudio del Departamento de Economía e Historia Económica de la Universidad Autónoma de Barcelona.

El estudio señala que este efecto beneficioso se debe al papel que juega cada miembro de la pareja al procurar que el otro se cuide, y a una mayor probabilidad de tener seguro médico. De esta forma, el matrimonio es beneficioso para la salud, pero sus efectos sólo son visibles a partir de los 40-50 años. A partir de ese rango de edad, la diferencia entre casados y solteros crece hasta llegar a 12 puntos en las personas de entre 55 a 59 años. 

Destacan que los que viven en pareja tienen más probabilidad de hacerse controles médicos preventivos periódicamente, y que entre los fumadores, los casados tienen más probabilidad de dejar de fumar, por el papel que juega cada miembro de la pareja al procurar que el otro se cuide.

Redacción (Agencias)