Un gigantesco ojo de 44 metros de ancho, hasta 14,3 metros de altura y 22 metros de profundidad será el escenario de la final del certamen musical Eurovisión 2015, en la Stadthalle de Viena el 23 de mayo próximo.

Así lo informó hoy la televisión austríaca ORF, encargada de la organización de la edición número 60 del célebre concurso de canciones que se celebrará este año bajo el lema “Construyendo puentes” y al que se han apuntado 39 países, incluida España.

Los artistas que los representarán se convertirán en el centro del ojo formado por 1.288 columnas horizontales con iluminación LED que rodean la plataforma de 14,2 metros de ancho de este escenario diseñado por el alemán Florian Wieder.

El británico Al Gurdon es el responsable de la iluminación del evento que, con las LED en las columnas, la plataforma y la pared detrás de la misma – de un ancho y altura variables de hasta 13 y 8,5 metros, respectivamente – acompañará a las canciones con el movimiento de incontables variaciones de colores.

Detrás del concepto de este ojo está el convencimiento de que Eurovisión tiene una forma única de “unir bajo un mismo techo a naciones y personas de diversas raíces culturales”, destaca la ORF.

Además, “la visión de Eurovisión 2015 es un tendido de puentes entre el pasado, el presente y el futuro”, precisa la directora de la ORF Kathrin Zechner, quien destaca también el prestigio internacional de los diseñadores y del director del espectáculo, el austríaco Kurt Pongratz.

El ojo es símbolo de la construcción de esos puentes que permiten una convivencia de respeto entre las culturas, países y personas”, subraya Zechner.

Redacción (EFE)
Imagen: Eurovision.tv