Era de esperar, pues ya lideró la lista de las 100 celebridades más poderosas del mundo, pero Beyoncé ha vivido el año más rentable de su carrera con 115 millones de dólares facturados, y lidera por segundo año consecutivo la clasificación de cantantes femeninas con más ingresos de la revista Forbes.

La cantante de “Single Ladies” ganó esta suma multimillonaria entre junio de 2013 y junio de 2014, tiempo en el que salió en una arrolladora gira de conciertos con su marido Jay Z y sacó un disco sorpresa en iTunes sin contar con las herramientas tradicionales de la industria.

Así, Beyoncé ha ganado casi el doble que la segunda de la lista, la cantante country-pop Taylor Swift, que amasó 64 millones.

La cantante de “I Knew You Were Trouble”, que en este momento disfruta las mieles del éxito por haber vendido más de un millón de copias en una semana de su nuevo disco, “1989” (si bien lo vendía a 99 centavos de dólar), ha basado también su patrimonio en sus campañas para Coca Cola Light, Keds o CoverGirl.

La tercera en la lista es Pink, que ha ofrecido 85 conciertos este año y ha obtenido unos ingresos de 52 millones de dólares, con Rihanna pisándole los talones (48 millones).

Las siguientes en el olimpo de las más cotizadas son Katy Perry (40 millones), Jennifer López (que a pesar del fracaso de su último disco ha acumulado 37 millones) y la omnipresente Miley Cyrus (36 millones), empatada con Celine Dion, la más veterana de la lista.

Siguen en la clasificación una Lady Gaga en relativas horas bajas (33 millones de dólares con su igualmente relativo fracaso de “Artpop”) y Britney Spears, que, gracias a su espectáculo en Las Vegas, cierra el “top 10” con sus ganancias de 20 millones de dólares.

Fuera de la lista, aunque con ganancias superiores a los 10 millones de dólares, quedan la otrora reina de estas clasificaciones Madonna (que se prepara para volver en 2015 con nuevo disco y probable gira), Alicia Keys, Nicki Minaj, Miranda Lambert y Shania Twain.

Redacción (Agencias)