El digiscoping, una técnica para fotografiar naturaleza a través de un telescopio terrestre, se va abriendo paso entre los aficionados a la fotografía de aves. Una técnica cada vez más utilizada y apreciada ya que puede aportar un poder de magnificación que no tiene el sistema convencional para aumentar la belleza de las imágenes.

La pasión por la fotografía de aves se ha convertido en una actividad cada vez más habitual entre los aficionados la ornitología y, muchos de ellos, ven en el digiscoping la oportunidad de acercarse a ellas a la vez que consiguen instantáneas de gran calidad. La combinación de cámara digital y telescopio consigue pone en manos del fotógrafo de naturaleza una nueva herramienta fotográfica muy potente.

Además, se trata de una técnica no invasiva que no causa molestias ni daños a la naturaleza y que tiene la ventaja añadida de un peso reducido y un coste mucho menor que los grandes equipos fotográficos.

 

Redacción (Agencias)