Los estudios nos presentan a veces conclusiones muy curiosas y sorprendentes. Es el caso de un estudio sobre los hábitos alimentarios y estilos de vida de los universitarios españoles, que señala que los universitarios que beben cerveza de forma moderada presentan una dieta más cercana a la mediterránea. Es más, beber cerveza no provoca un aumento de peso ni modifica la composición corporal. Eso sí, beben cerveza pero lo compensan realizando deporte.

Según el informe, los alumnos universitarios no cubren las recomendaciones de alimentos como cereales, frutos secos, legumbres, verduras y frutas. Aún así esta ratio es superior que la de aquéllos que no beben cerveza. Además de una importante carencia de hierro, magnesio, potasio y vitaminas, el 20,6% de los universitarios padece obesidad. 

El trabajo ha analizado una muestra de un millar de estudiantes de 21 universidades españolas con el objetivo de dar a conocer los hábitos alimentarios de los universitarios.

 

Redacción (Agencias)