Ya es 14 de febrero, y muchos celebráis este día agarraditos a vuestro amado o amada. Muchos otros se lamentan (u os lamentáis) de estar solteros… y otros tantos, con pareja o sin ella, deciden no hacer mucho caso a esta fecha, sospechosa -así, dicho rápida- de ser creada por unos comerciantes avispados. Pero… ¿es eso cierto? ¿De dónde viene San Valentín?

Pues en KISS FM hemos investigado un poco, y os vamos a contar la historia de este día. En principio se empieza a celebrar San Valentín como tal (¡con tarjetitas y todo!) a mediados del siglo XIX en la América Anglosajona. Sin embargo, en la antigua Roma ya se realizaban adoraciones al dios del amor, cuyo nombre griego era Eros y a quien los romanos llamaban Cupido.

¿Y por qué se celebra este día? Dice la leyenda que allá por el siglo III el emperador Claudio II prohibió casarse a los jóvenes porque creía que así serían mejores soldados. Que tenían menos ocupaciones y que pelearían mejor, decía. Y es así donde entra nuestro amigo el sacerdote Valentín, que decidió desafiar al emperador celebrando en secreto matrimonios para jóvenes enamorados.

Claro, como era de esperar, la jugada no le salió muy bien al sacerdote: Claudio se enteró enseguida de la argucia, y mandó encarcelar a Valentín. Y como toda leyenda, algo de fantástico tendría que tener todo esto… pues bien, el oficial Asterius (encargado de encarcelar a Valentín), para burlarse un poco, retó al sacerdote que devolviese la vista a su hija Julia, que nació ciega. Valentín aceptó y lo hizo ‘en nombre del Señor’, por lo que Asterius y su familia se convirtieron al cristianismo. Todo esto, claro que sí, muy currado por parte de Valentín… pero al sacerdote no le sirvió para mucho, ya que Claudio mandó ejecutarle. ¿Qué día? Efectivamente: un 14 de febrero, concretamente, en el año 270.

Así que nada, ya sabéis una cosa más sobre este día. A los más devotos del 14 de febrero, Feliz San Valentín; y a todo el mundo… ¡feliz fin de semana!

Borja Bermúdez-Cañete