Sí, aunque parezca increíble el ajo es nuestro gran aliado para combatir el estrés, ¿por qué? Porque se ha confirmado que incrementa las defensas del organismo, es antiinflamatorio, anticoagulante, vasodilatador y depurador.

Además su jugo es antiséptico, ayuda con problemas de hipertensión arterial, protegiendo el corazón y las arterías, y lo más importante ayuda a incrementar el nivel de insulina.

La insulina aparece en cientos de estudios como una clara beneficiaria del incremento de serotonina en el cerebro, lo que ayudar a combatir el estrés y la depresión.

De esta forma podemos decir que el ajo es un antídoto contra el estrés y una fuente de felicidad, eso sí siempre que se tome crudo, cocido no vale.

Redacción