Un feliz Robbie Williams ha sido el encargado de encender las luces de Navidad de la céntrica calle Oxford Street, en Londres, poco después de alcanzar el número uno en ventas con su sencillo “Candy”.

Miles de personas acudieron a la concurrida calle comercial londinense para ver el tradicional encendido de las luces navideñas y al excomponente del grupo británico Take That, de 38 años, que dio un breve concierto con sus temas más conocidos y su nuevo sencillo del disco “Take the Crown”, que salió hace unos días a la venta.

Leona Lewis y la joven banda Lawson precedieron a Williams y se encargaron de animar al público en un espectáculo que duró alrededor de hora y media.

Robbie Williams, que acaba de ser padre, se encuentra por primera vez en ocho años en lo más alto de las listas de los sencillos más vendidos gracias a “Candy”.

Redacción (Agencias)