Barbra Streisand actuó el pasado jueves en un primer gran concierto en su lugar de nacimiento, Brooklyn, Nueva York.  En el segundo espectáculo de su gira Back to Brooklyn,  Streisand actuó durante casi tres horas ante 19.000 personas. 

Streisand demostró a un público entregado que continúa siendo joven. Además, se cambió en varias ocasiones de vestuario y entretuvo a sus seguidores con divertidas anécdotas. También rindió homenaje a algunos de sus colaboradores habituales como la cantante Donna Summer o el compositor Jule Styne.

Streisand se ha animado de nuevo a dar conciertos tras superar el miedo escénico que padeció en un concierto en 1967 en Central Park y no haber vuelto a cantar después de 27 años. Al final del concierto, pidió al público que cuidara del medio ambiente, se tomara en serio las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos y que “apreciasen el momento”.

 

 

 

Redacción