“Era ambicioso, disciplinado y trabajador”, afirma Kevin MacDonald, director de El último Rey de Escocia y de Marley, un nuevo documental que se exhibe en un número limitado de cines de Estados Unidos y que está previsto que se estrene en el resto del mundo en las próximas semanas.

Marley murió en 1981 de melanoma de cáncer, pero su música y su mensaje de paz vuelven a vivirse en el nuevo documental de MacDonald, que habló con Reuters sobre el violento encuentro con la muerte y los últimos años del músico.

El documental también aborda el intento de asesinato que sufrió Bob Marley en Jamaica en 1976, cuando alguien le disparó dos días antes de su concierto Smile. Después de aquello, el cantante se exilió a Reino Unido dos años, donde tras su encuentro con la muerte desarrolla una gran creatividad, escribiendo Exodus y Kaya, en pocos meses.

La película termina con el gran funeral de Marley en Jamaica, con innumerables muestras de dolor. “Marley era una parte del país, de Jamaica, y de alguna manera con su muerte, parte del país desaparece”, dice el director. “No creo que exista otro país que esté tan identificado con un único individuo como Jamaica con Bob Marley”.

Redacción (Agencias)