Los abuelos españoles son los que más cuidan de sus nietos de Europa, siete de cada diez participan en esta labor, y aunque en general tienen ingresos bajos, durante la crisis están siendo para muchos hogares en apuros la tabla de salvación de estas familias.

Al menos el 20 por ciento de las personas mayores está ayudando a sus hijos económicamente con sus ingresos, que proceden principalmente de las pensiones, en el 90 por ciento de los casos, según la última Encuesta a Personas Mayores del IMSERSO.

“En muchas hogares son las pensiones de los mayores o los ingresos que perciben por dependencia, los que están manteniendo a familias con problemas de ingresos”, explica a Efe el experto en envejecimiento del CSIC (el Consejo Superior de Investigaciones Científicas), quien destaca esta decisiva aportación, fruto de la peculiar solidaridad familiar española.

La crisis ha unido “por necesidad” a muchas familias, lo que beneficia a los más jóvenes, que reciben sus cuidados y consejos, pero también a los mayores, que confiesan su deseo de mantener relaciones familiares intensas, de las que disfrutan el 89 por ciento, reconocen en esta encuesta.

Redacción (Agencias)