Los investigadores y la industria española involucrada en la próxima misión de la NASA a Marte confían en que el lanzamiento del robot “Curiosity” en un cohete Atlas será un éxito, un proyecto en el que España ha tenido la oportunidad de demostrar la “madurez” de su ciencia y su tecnología. Y es que la tecnología espacial española pisará, si todo transcurre con normalidad, por primera vez Marte en agosto de 2012, a bordo de la misión MSL (Mars Science Laboratory) de la NASA, un laboratorio científico que irá ensamblado en “Curiosity” y cuyo principal objetivo será estudiar la habitabilidad del planeta rojo.

Javier Gómez-Elvira, del Centro de Astrobiología -CAB- (centro mixto del CSIC y del INTA) y uno de los participantes españoles en el proyecto, ha relatado que esta semana se ha organizado en Cabo Cañaveral (Florida), desde donde se hará el lanzamiento, una reunión de todos los equipos de los diez instrumentos del rover “Curiosity”. “El clima que se respira es extraordinario. Todos tenemos una confianza total en que el lanzamiento será un éxito y que el próximo agosto empezaremos a trabajar con datos reales”, ha señalado a Efe desde Cabo Cañaveral Gómez-Elvira. No debería haber, ha apuntado, ningún problema para que mañana comience “su aventura nuestra pequeña REMS”, en referencia a la estación medioambiental que medirá, entre otros, la temperatura del suelo, del aire, la presión, la humedad y radiación ultravioleta.

Después de casi siete años de trabajo “metidos en apenas kilo y medio de aluminio y componentes electrónicos”, quedan, según Gómez-Elvira, al menos tres años más de trabajo. Para este investigador, el poder participar en un proyecto de la NASA significa poder responder a todos los requisitos que esa agencia establece a sus equipos y, por tanto, las instituciones y la industria española tienen el “mismo nivel” que el resto.

Redacción (Agencias)