El músico zaragozano ha publicado un documental de 26 minutos en el que puede verse el proceso de grabación de su próximo disco y en el que deja reflexiones sobre su carrera hasta el momento y algunos detalles de cómo será este nuevo álbum.

 Las venas abiertas de Licenciado Cantinas dura 26 minutos y esta dividido en cuatro actos: El artesano, Los colores, Los Santos Inocentes y Una nueva temporada. Todos ellos giran en torno a la grabación del nuevo álbum de Enrique Bunbury en los estudios de grabación Sonic Ranch, en Tornillo, Texas.

“Las razones por las que empecé haciendo música fueron por un sentimiento de invalidez para el mundo real”, señala Bunbury, que se considera más “artesano” que “artista”. “Yo me encuentro muy identificado con el tipo que hace una vasija o una silla… lo que yo hago son sillas para los corazones de la gente”, añade.

A lo largo de los 26 minutos, Enrique Bunbury desgrana algunas de las claves de su próximo disco, Licenciado Cantinas, que será un disco de versiones de canciones que aprendió “en las cantinas de Latinoamérica, lugares donde aprendí mucho y también me castigué mucho”.

El músico explica que la idea de este álbum “viene de muy lejos” y que en los últimos “8 años”, ha hecho una selección de canciones que “narran los hechos que suceden a un personaje que es el Licenciado Cantinas”. Un disco con un hilo narrativo sólido y cuatro partes diferenciadas.

Redacción (Agencias)