El argentino Andrés Calamaro se ha transformado en toda una estrella de Hollywood brillando como la que más en el primer concierto de su carrera en EEUU en una poderosa actuación que, en su recta final, contó con el apoyo del español Enrique Bunbury.

Los 1.500 espectadores que prácticamente llenaron el Hollywood Palladium se entregaron por completo a la causa desde el comienzo y fueron testigos de un espectáculo repleto de poesía, intensidad y emoción, con momentos álgidos como el protagonizado por el virtuosismo de “Crímenes perfectos”, junto al exintegrante de Héroes del Silencio.

Fueron casi dos horas de rock que rescataron algunas de las composiciones más famosas de su época en Los Rodríguez (“Sin documentos”, “Para no olvidar”, “Todavía una canción de amor”) y que repasaron la trayectoria de una figura clave de la música en castellano en las últimas décadas, comenzando con el atronador fogonazo inicial de “¿Quién asó la manteca?”, de su álbum “Alta suciedad”.

El primer concierto de Calamaro en EEUU supuso el debut de la gira “Still Alive & Well, que le llevará el 1 de octubre a Las Vegas y posteriormente a Nueva York, Miami y Chicago.

Redacción (Agencias)